UK y la UE vuelven a chocar

Los socios europeos del G-7 y el Reino Unido volvieron a tropezar en la misma piedra que ha sido su mayor desencuentro durante las negociaciones del Brexit

Durante la reunión que mantuvieron en Cornualles los miembros del G-7, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que su Gobierno «hará lo que sea necesario» para «mantener la integridad territorial» del país y añadió que «no dudará» a la hora de suspender elementos del protocolo sobre Irlanda del Norte del acuerdo del Brexit.

BORIS JOHNSON

«Creo que hay muchos malentendidos en la Unión Europea (UE) sobre la situación en Irlanda del Norte, el equilibrio del Acuerdo de Viernes Santos y el proceso de paz», indicó Johnson en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC tras una reunión con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

«Si el protocolo sigue siendo aplicado de esta manera, obviamente no dudaremos a la hora de invocar el artículo 16, como he dicho antes», ha argüido Johnson en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica Sky News.

Asimismo, la oficina de Johnson ha señalado que Reino Unido y la UE se han mostrado de acuerdo sobre «la necesidad de continuar las discusiones sobre esto y seguir hablando para encontrar un camino hacia adelante», antes de recalcar el «deseo» de Johnson de «trabajar en el marco del protocolo existente para encontrar cambios radicales y soluciones pragmáticas».

«Este es nuestro foco inmediato. Mantenemos todas las opciones sobre la mesa. Lo que estamos buscando es una solución. Tal y como se aplica ahora, el protocolo tiene un impacto dañino sobre la población de Irlanda del Norte. Necesitamos encontrar soluciones urgentes e innovadoras», ha remachado.

URSULA VON DER LEYEN

Las palabras del primer ministro británico llegaron poco después de que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen pidiera a Londres «aplicar lo acordado» en torno al Brexit y resaltara que «hay una unidad total» en el bloque respecto a esto.

«El Acuerdo de Viernes Santo y la paz en la isla de Irlanda son fundamentales. Negociamos un protocolo que preserva esto, firmado y ratificado por Reino Unido y la UE», recordó a través de la red social Twitter antes de su encuentro con Johnson en el marco de la cumbre del G-7.

El Gobierno británico aseguró el viernes que la Unión Europea debe ser «menos purista» y «más flexible» para replantear el actual marco de relaciones y sostuvo que lo que no se puede «negociar» es la integridad de Reino Unido.

ANGELA MERKEL

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, hizo causa común con su compatriota y presidenta de la CE y pidió al Reino Unido que respete el acuerdo sobre Irlanda del Norte fijado en el Brexit.

Merkel subrayó en las conversaciones con el primer ministro británico que a la Unión Europea le preocupa la aplicación del Brexit sin introducir controles fronterizos entre Irlanda del Norte, que forma parte de Reino Unido, y el resto de Irlanda, país miembro de la UE, y que para eso se había firmado un tratado.

Por su parte, Johnson contestó que la aplicación del tratado conlleva que Irlanda del Norte no obtenga todos los bienes básicos que necesita.

El primer ministro no ve realista esperar avances en cuestión de días, pero lo cierto es que el 30 de junio expiró el periodo de gracia por el que se sigue produciendo la entrada de productos desde la isla de Gran Bretaña a Irlanda del Norte sin cumplir los controles fijados en el acuerdo de divorcio.

Pasado este día, los productos procesados quedarán vetados porque la UE no podrá certificar su seguridad, razón por la cual algunos medios británicos hablan ya de la ‘guerra de las salchichas’.

Fuente: el confidencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *